«

»

Saúl Bass, Carteles de Cine

saul bassSaúl Bass, Carteles de Cine.

 

El nombre de Saúl Bass se encuentra íntimamente ligado al arte y al cine. Sin él sería muy complicado explicar la renovación que sufrió la industria en lo referente al diseño gráfico (carteles y títulos de crédito).

Saúl Bass sintió desde niño el pálpito creativo. Estudió en el estudio de Artes League en Nueva York y después en el Colegio de Brooklyn. Influido por la Bauhaus (concretamente a la aportación de Moholy-Nagy, pues uno de sus profesores fue alumno del artista alemán), acabó mudándose de Nueva York a Los Ángeles y fue allí donde abrió su propio estudio en 1950, dedicándose a la publicidad.

En 1954, el director de cine Otto Preminger se interesó por él y le propuso diseñar el póster de su película “Carmen Jones”. Sorprendido ante las propuestas de Bass, Preminger le pidió que además colaborara en los títulos de crédito. Se inició aquí, por tanto, su carrera en el séptimo arte. Con Preminger colaboró en posteriores trabajos (“El hombre del brazo de oro”, “Anatomía de un asesinato”) y, poco a poco, otros directores notables fueron contando con él. En el caso de Kubrick, podemos hablar de “Espartaco” o “El resplandor”, con Billy Wilder trabajó en “La Tentación vive arriba” o “Un, dos, tres”. Pero quizá el director que mejor le representó fue Alfred Hitchcock, para el cuál dejó testimonio en “Con la muerte en los talones”, “Vértigo” o “Psicosis” (se llegó, incluso, a hablar de que Bass pudo ser el responsable de la famosa escena de la ducha, a pesar de que Hitchcock nunca lo reconoció).

Saúl Bass era capaz de ilustrar todo tipo de géneros. Su forma de sintetizar los elementos clave de un film (sin, a la vez, evidenciarlos) es ya una marca de la casa que lo define a la perfección. Desde el drama al suspense, pasando por el humor (recordemos los hilarantes títulos de crédito de “la vuelta al mundo en ochenta días” o “El mundo está loco, loco, loco…”), Bass demostró su buen hacer y dejó huella en los futuros creadores.

En la era moderna del cine, trabajó con Spielberg (“la lista de Schindler”) y con Martin Scorsese (“El cabo del miedo”), por el que sentía un gran respeto.

Desde el 10 de Octubre hasta el 13 de enero, quien lo desee podrá visitar el Círculo de Bellas Artes de Madrid para ver en su “Sala Picasso” una exposición dedicada al maestro Bass. Los fondos han sido cedidos por Gerardo Vera, quien posee una vasta colección de carteles y otros objetos relacionados con el diseñador. La retrospectiva mostrará, además, proyecciones con los títulos de crédito más significativos de la carrera de Bass.

 

 

Fuente: http://www.amandinealessandra.com/cumulus/2006/11/08/saul-bass/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *