«

»

El cielo sobre Berlín

El cielo sobre Berlín, ideas de arte

 

Der Himmel über Berlin / El cielo sobre Berlín

Preguntas sin respuesta, sensaciones y sentimientos comunes…“¿Por qué yo soy yo y no soy tú? ¿Por qué estoy aquí y no estoy allí? ¿Cuándo empieza el tiempo y dónde termina el espacio? ¿No es la vida bajo el sol un mero sueño? ”.
Repleta de filosofía trascendental y con una poética narrativa extremadamente cuidada, se muestra ante nosotros una película de argumento sencillo pero contundente que recapacita sobre la existencia mundana. Dirigida por Win Wenders en 1987, enfoca a la nación alemana y la sitúa en el punto de mira… el ángel dorado de la paz…el muro derribado dos años después de su estreno.

Reflexiones…decenas de pensamientos breves, concisos, banales, importantes… cosmopolitas…divergentes lingüísticamente según el origen del personaje. Actores casi desconocidos a excepción Peter Falk (Colombo) haciendo de sí mismo; pero con una gran trayectoria teatral, como es el caso de Bruno Ganz.
Con una fotografía cuidada a dirección de Henri Alekan, aunque en ocasiones forzada y con picados sibilantes (sobre todo en las tomas aéreas) que desequilibran el ritmo narrativo. 

La música nos guía por el denso y exhaustivo análisis psicológico de los viandantes, que fluye lentamente durante los 127 minutos de duración, a través de las calles y avenidas berlinesas, marcadas aún por restos de la Segunda Guerra Mundial.

Edificios que sirven de burbujas del conocimiento, refugios para todo ser humano independientemente de su condición social, racial o edad, como la Biblioteca Nacional del arquitecto Hans Scharoun.

La coexistencia de tomas cromáticas y acromáticas en el film amplía el abanico de fórmulas de captación perceptiva. La reducción tonal como decadencia de la cultura, cromofobia en estado puro que borbotea colores fugaces, que descubre uno de los ángeles, Damiel: “¿Esto es rojo?” comparando la sangre con la vida cuando adopta su condición de mortal. Una historia de amor duotonal que se transforma en una paleta cromática. Un ángel mortal que se enamora a su vez de un ángel, una mujer que porta un mero disfraz.

Película compleja, repleta de metáforas y alusiones a la cultura alemana y francesa (de ahí su coproducción) que intenta unificar la existencia humana huyendo de cualquier tipo de catalogación maniquea, con una connotación de igualdad. Insoportable por su excesiva conceptuosidad pero todo un deleite visual y sonoro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *